Elija su idioma/ Choose your language:    
idioma españolitaliano idioma** PLEASE DESCRIBE THIS IMAGE **ingles idiomaidioma frances
Fabiana Quaini Fabiana Marcela Quaini
Abogada
Qr code lexaustralis
Derecho Internacional

CABA - Buenos Aires - Mendoza

 
Blogger fabiana Quainigoogle +linkedintwiter quainilogo youtobe quaini





Home Ι Abogados Ι Areas Ι LGBT Ι Publicaciones Ι  Videos Ι Prensa Ι Contacto Ι Blog Ι Mapa del sitio Ι Versión Movil

Lo invitamos a visitar nuestro nuevo web site http://www.quaini.com, más dinámico y en el que encontrará información actualizada. Podrás suscribirse a nuestro servicio de noticias, twitter, otros medios sociales para estar informado de lo último que acontece relevante en derecho de familia.   Igualmente este sitio siempre seguirá en internet, ya que tiene 16 años y fue uno de los primeros en ser construidos cuando apenas comenzaban los primeros sitios de internet. En nuestro Blog siempre tendrá además las últimas novedades.

 
 
 

  VIENTRE SUBROGADO EN ARGENTINA UNA HISTORIA REAL CONTADA POR SUS PROTAGONISTAS

  16 DE OCTUBRE 18 HS CHARLA DE ÚTERO PORTADOR SUBROGADO EN HALITUS

Gestación por sustitución en Argentina   Sus derechos y la ley 26.862  LGTB en gestación por sustitución


http://www.facebook.com/lafuerzadeundeseo

Libro  vientre subrogado argentina

Libro de Juan De Gregorio sobre su propia historia con Maica y su beba nacida de un vientre subrogado en Argentina

Diario Clarin del 26/06/2013   Gestación por Sustitución



Primera vez en el país: La Justicia inscribió a una nena gestada en un vientre prestado POR GRACIELA GIOBERCHIO Una amiga de la madre fue receptora del embrión. El nacimiento fue en abril de 2012 y sus padres dieron una batalla legal para anotarla como propia. El futuro Código Civil avalará casos de este tipo.

Versión en pdf


Foto de Diario Clarin 26/06/2013
Diarion Clarin foto maternidad subrogada Argentina

B.M. tiene un año y pico. Las tazas y las servilletas de papel de la mesa ratona le gustan mucho más que el patito de goma amarillo que le ofrecen sus papás. El revuelo se detiene con un poco de mamadera, chupete y una minisiesta en brazos de mamá. Los tres están felices, radiantes. No es para menos: hace apenas unos días terminó una batalla legal que permitió que estos papás puedan inscribir a la beba como hija propia. Es el primer fallo judicial sobre “maternidad subrogada” en la Argentina, antes de que esta figura se incorpore al nuevo Código Civil, que aún espera por ser aprobado. Sucede que B.M fue concebida en el vientre de una amiga de la mamá que, desinteresadamente, se ofreció para gestar el embrión, fruto de la pareja.

Nunca antes la Justicia había intervenido en el caso de un bebé concebido en un vientre sustituto en el país. Y mucho menos, ordenado la inscripción del niño como hijo de sus padres biológicos (porque el óvulo y el esperma son de la pareja). Hasta ahora se conocían casos de vientres alquilados en países que tienen legislación específica.

La beba nunca tuvo partida de nacimiento. Sólo el certificado de nacimiento. El miércoles, la jueza Carmen Bacigalupo, del juzgado civil 86, le otorgó al matrimonio la maternidad subrogada. A la beba le hicieron un examen de ADN y se confirmó la filiación biológica de los padres. Ahora la beba tendrá su partida de nacimiento y su DNI.

Juan De Gregorio (44) y Maica Moraes (40) se casaron en 2006. Desde entonces buscaron cumplir el sueño de ser padres. Ella perdió dos embarazos; el segundo alcanzó los seis meses de gestación y en una delicada intervención perdió el útero, aunque pudo conservar los ovarios. Pero sus posibilidades de quedar embarazada se tornaron nulas. Pensaron en adoptar. Se anotaron. Les dijeron: “Los podemos llamar en meses, años o nunca”. Recuerda Maica: “Ese nunca me movilizó a seguir otro camino”, cuenta en exclusiva a Clarín.

La única alternativa que les quedaba era acudir a fertilización in vitro: unir sus óvulos con el esperma de su marido y transferir ese embrión a un vientre prestado. Consultaron para alquilar un vientre en el exterior, pero desistieron por los altos costos.

Hasta que un día llegó la propuesta altruista de la amiga de Maica, una mujer de unos 40 años, separada, dos hijos adolescentes y en pareja. “Es increíble –dice Juan, pensativo y emocionado a la vez–, la ayuda llega por donde menos la esperás”. Sus ojos se humedecen, como los de Mica. Y también los de Fabiana Quaini, la especialista en derecho internacional de familia que los asesoró.

La presentación para que los autorizaran a inscribir a la nena se basó en el artículo 19 de la Constitución, en la Convención de los Derechos del Niño, en el Pacto de San José de Costa Rica y en el anteproyecto de reforma del Código Civil y Comercial aún no tratado.

Maica recuerda cuando su amiga le dijo ‘Te presto mi panza’. “Yo me reía, nunca pensé que me lo había dicho en serio”, dice. La conversación continuó un mes después. Más seria, su amiga le aseguró: “Si puedo calmar tu dolor, de algún modo te voy a ayudar”.

Recién entonces Maica se lo contó a Juan y decidieron mantener una total reserva en la familia. Lo pensaron, una y otra vez. Cada uno lo analizó con su psicólogo . Tomaron la decisión. Llegaron las consultas con los profesionales, los tratamientos hormonales para las dos, la conformación de los embriones en el laboratorio (en 48 horas, sin congelamiento previo) y el momento de la inseminación. El vientre de la amiga de Maica recibió tres embriones. “Preferimos tres a ninguno”, relata Maica. Empezó a crecer uno. B.M. nació por cesárea en un sanatorio porteño en abril de 2012. Pesó 3 kilos. Maica y Juan presenciaron el parto. Cuentan que hasta de los ojos del anestesista, por debajo del barbijo, brotaban lágrimas. El sueño estaba cumplido, el mismo sueño que ahora la justicia avaló.

EL FALLO SOBRE MATERNIDAD SUBROGADA EN ARGENTINA

 

Voces: FERTILIZACIÓN ASISTIDA - PARTIDAS - FILIACIÓN - PERSONA RECIÉN NACIDA
Partes: N.N. | inscripción de nacimiento
Tribunal: Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil
Sala/Juzgado: 86
Fecha: 18-jun-2013
Cita: MJ-JU-M-79552-AR | MJJ79552
Producto: MJ,SYD
Se ordena la inscripción del nacimiento de la niña como hija de los actores, quienes ante la
imposibilidad biológica de concebir, recurrieron a la técnica denominada 'gestación por sustitución'.
Sumario:
1.-Corresponde hacer lugar a la demanda y, en consecuencia, ordenar la inscripción del nacimiento de
la niña como hija de los actores, quienes ante la imposibilidad biológica de concebir, recurrieron a la
técnica denominada gestación por sustitución , esto es, el material genético de ambos fue implantado en
un vientre que no era el de quien aquí reclama la maternidad, que fue quien llevó a cabo la gestación y
alumbramiento posterior.
2.-En la gestación pos sustitución el elemento determinante de la filiación es nada menos que la
denominada voluntad procreacional , que es la intención de querer engendrar un hijo con material
biológico propio empero, acudiendo a la portación del embrión en el vientre de un tercero para su
gestación y alumbramiento posterior.
3.-La gestación por sustitución importa comprender la existencia de una disociación entre la
maternidad genética, la maternidad gestacional y la maternidad social, originada por el acceso a
técnicas de reproducción humana asistida, por parte de quienes pretenden acceder a la construcción de
un vínculo parental.
4.-Si bien en virtud del principio Mater certa est correspondería en el caso derechamente la atribución
de la maternidad a la gestante, que es quien da a luz, falta indudablemente el componente volitivo, esto
es, la intención de adquirir derechos y obligaciones y, en definitiva, el afecto, esto es, el desear ser la
madre del nacido.
5.-La llamada voluntad procreacional no es mas ni menos que el querer engendrar un hijo, darle afecto
y asumir la responsabilidad de su educación y crianza, por ello contiene sin dudas el elemento volitivo
que tiene en miras adquirir derechos y obligaciones emergentes de la relación paterno filial que,
justamente, en el campo de la reproducción humana asistida es la típica fuente de creación del vínculo.
6.-La existencia de uniones afectivas donde la reproducción natural no resulta posible, obligan admitir
la construcción de un parentesco que no se funde en bases biológicas, sino en la construcción de
vínculos basados en la socioafectividad; y cuya construcción dependen de la existencia de una voluntad
procreacional, a la que sin duda debe dar una respuesta el ordenamiento jurídico.
Buenos Aires, 18 de junio de 2013.- MJF
Vistos y Considerando:
I. A fs. 27/32 se presentan ............ solicitan la inscripción del nacimiento de la niña nacida el ............
12012 en esta Ciudad, en ............
Relatan que han contraído matrimonio en noviembre de 2006 y que a partir de entonces comenzaron la
larga búsqueda en pos de concebir un hijo. Así señalan que la esposa cursó dos embarazos que no
llegaron a término siendo muy compleja la situación que atravesaron en el segundo de ellos, en el año
2010, por cuanto al perder al bebe, en un estado avanzado fue necesario practicarle una intervención de
complejidad que incluyó la extirpación de su útero, atravesando una internación de una semana. Tras
ello, las posibilidades de la cónyuge de acceder a un embarazo se tornaron nulas siendo la única
alternativa el acudir a la Fertilización in Vitro con subrogación uterina.
Fue así que paralelamente a la inscripción en el Registro de adoptantes la pareja comenzó a averiguar y
evaluar las posibilidades de acceder a la maternidad a través de la subrogación de vientre en el exterior
empero desecharon esta alternativa en función de los altos costos que ello implicaba.
Fue así que conoció a ............ según relata, amiga ............ que vivió muy de cerca todo el proceso
mencionado anteriormente y quien, voluntariamente, al ver enorme frustración que significó para la
esposa el no poder engendrar un hijo, se ofreció a gestarlo en su vientre.
De tal modo, mientras la Sra. ............ comenzó un tratamiento terapéutico, el matrimonio a través de
una fertilización in Vitro logró un embrión, que se implantara luego en el útero de la Sra. ......resultando
embarazada en el primer intento. Fue así que finalmente, el..........2012 nació la niña.
Se detalla, por su parte que la nombrada ya es madre de dos hijos, .......... de edad con quienes conversó
acerca de su deseo de ayudar al matrimonio.Asimismo, la misma suscribe la presentación formulada
por el matrimonio.......... En prueba de conformidad con el pedido.
Efectúan consideraciones acerca de la maternidad subrogada, ofrecen prueba y entre la documental
adjuntan informe de los profesionales que tuvieran a cargo la terapia desarrollada por el matrimonio y
la madre gestante, estudio de ADN certificado médico suscripto por el obstetra que asistiera el parto en
............. donde nació la pequeña, agregado en original a fs. 57.
II. A fs. 38 se adjunta certificado médico suscripto por el médico que tuviera a su cargo la fertilización
in Vitro y a fs. 41/43 se agrega la historia clínica de ............. en cumplimiento de lo requerido por la
Sra. fiscal a fs. 34.
A fs. 46/48 obran las declaraciones de los testigos ofrecidos............. El primero de ellos señala que
conoce ..........desde hace 8 años y que en la actualidad es su pareja conviviente. Por dicha razón sabe
que si bien la nombrada esta aún unida en matrimonio con el Sr............. Se encuentra separada de
hecho hace varios años. El Sr. ...................... por tener una amiga en común refiriendo que su vínculo
actual es como el de un hermano mayor o tío postizo. Sabe que la nombrada se encuentra casada por
dichos de aquella pero que no conoce al Sr.............ya que desde que la conoce vivió primero sola y
luego con el Finalmente, en último término, declara.............que conoce a la Sra.............a través de su
madre y sabe que entre ellas se conocen desde hace alrededor de 4 años, calificando la relación de
aquellas como de amistad agregando que en virtud de ello todo el tema de .............se fue dando
naturalmente. Señala que sus padres están separados desde hace aproximadamente 10 años y que entre
si tienen una relación normal.
Conforme surge del acta de que da cuenta fs. 58 comparece personalmente la Sra.. quien manifestó que
conoce al matrimonio año 2005/2006 aproximadamente a raíz de su trabajo que por ello sabia de la
complicación de la Sra . embarazo y la imposibilidad posterior. Fue así que primero lo charlaron y
luego ella se convenció de gestar por el deseo de la nombrada de ser madre. Que es la primera vez que
se somete a un proceso de la naturaleza del presente, que no recibió retribución alguna por parte del
matrimonio, más allá de la cobertura médica, que continua realizando tratamiento terapéutico indicando
el nombre de la profesional que la asiste Agregó que ella ya tiene dos hijos y que se encuentra separada
del padre de aquellos desde el año 2001.
Finalmente ratificó el contenido de la presentación inicial de fs. 27/32.-
A fs. 54 se expide favorablemente el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas, a fs. 60/61
la Sra. Fiscal y a fs. 65 vta. el Sr. Defensor de Menores, quedando los autos conclusos para definitiva.
III. a) La atribución de la maternidad en el derecho argentino y la inscripción del nacimiento.
Como señala María Victoria Fama, autora que, entre otros, ha estudiado en profundidad las bases del
derecho filial en la Argentina, análisis de proyectos de reforma y aportes del derecho comparado (Ver
su obra, La Filiación. Régimen Constitucional, Civil y Procesal, segunda edición ampliada y
actualizada, Abeledo Perrot, Buenos Aires, 2011, pp. 61) "desde los tiempos más remotos, la
determinación de la maternidad ha encontrado su fundamento en los adagios romanos partus sequitum
ventrem (el parto sigue al vientre) y mater semper certa est (la madre siempre es cierta), que importan
suponer que la maternidad se acredita por el parto de la mujer o, en otras palabras, que el hecho
objetivo del parto (debidamente probado) atribuye ipso iure la maternidad".
Así, como es sabido y conforme surge de las disposiciones del Código Civil en el art.242 y lo dispuesto
en lo pertinente por la ley Ley 24.540 de Régimen de Identificación de Recién Nacidos, modificada por
la ley 24.884 esta es la línea que surge de nuestro ordenamiento legal, por sobre el elemento
voluntarista de aceptación o asunción de la filiación. Así, establece la primera norma citada que "La
maternidad quedará establecida, aun sin mediar reconocimiento expreso, por la prueba del nacimiento y
la identidad del nacido. La inscripción deberá realizarse a petición de quien presente un certificado del
médico u obstétrica que haya atendido el parto de la mujer a quien se atribuye la maternidad del hijo y
la ficha de identificación del recién nacido".
Al respecto, señala Zannoni que "La ley 23.264 ha preferido, pues, prever la determinación de la
maternidad de modo positivo si resulta directa e inmediatamente del nacimiento: demostrado el parto y
la identidad del hijo queda constituida la maternidad jurídica que, por tanto, coincide con la biológica,
sin precisar más requisitos" (Zannoni, Eduardo A., Derecho civil. Derecho de familia, t. II, 4a ed.
actual, y ampl., Astrea, Buenos Aires, 2001, ps. 340).
A ello cabe agregar que cuando quien da a luz se encuentra casada, inmediatamente y por imperio de lo
prescripto por el siguiente articulo (Art. 243 1er párrafo del C.C) la paternidad del nacido se atribuye al
marido de la madre. Estas normas deben complementarse con las disposiciones que emanan de la ley
26.413, en particular, arts.32 y 33.
b) Las técnicas de Reproducción Humana Asistida y la gestación por sustitución.
Como es sabido, en la República Argentina no existe aún regulación legal que habilite o prohíba, en su
caso, la técnica utilizada por los peticionantes para el acceso a la maternidad y paternidad, esto es la
maternidad mediante la subrogación de vientre utilizando material genético de la propia pareja.
Así, y sin perjuicio de lo que surge del proyecto de reforma integral al Código Civil que se encuentra a
estudio y sobre el que me referiré a continuación, recientemente se ha aprobado en el Congreso
Nacional una ley que regula los alcances de la llamada reproducción médicamente asistida. En el
artículo segundo del texto aprobado se señala que esta última comprende "los procedimientos y
técnicas realizados con asistencia médica para la consecución de un embarazo. Quedan comprendidas
las técnicas de baja y alta complejidad, que incluyan o no la donación de gametos o embriones" (Conf
art. 2).
En doctrina, las técnicas de RHA, han sido definidas como el conjunto de métodos o técnicas médicas
que, a través de la unión de gametos -extracción quirúrgica de los óvulos del ovario de la mujer y su
combinación con el esperma- (Kemelmajer de Carlucci Aída, Herrera Marisa, Lamm Eleonora "La
reproducción médicamente asistida. Mérito, oportunidad y conveniencia de su regulación", Revista La
Ley del 8/08/2011, p. 1) conducen a facilitar o sustituir, a los procesos biológicos naturales que se
desarrollan durante la procreación humana. Esto es, una técnica que permite la procreación de un ser
humano sin necesidad de previa unión sexual entre un hombre y una mujer (Iñigo Delia - Levy Lea -
Wagmaister Adriana M "Reproducción humana asistida". Enciclopedia de derecho de familia, T. III,
Editorial Universidad, Buenos Aires, 1994, p.551; Gil Domínguez Andrés, Fama María Victoria,
Herrera Marisa, Derecho constitucional de Familia T.II, Ediar, Buenos Aires, 2006 p. 817, misma
autora "La Filiación. Régimen Constitucional, Civil y Procesal, segunda edición ampliada y
actualizada, AbeledoPerrot, Buenos Aires, 2011, pp. 61, Santamaría Solís; Luis Técnicas de
reproducción asistida. Manual de bioética. Ed. Ariel, Barcelona 2001, p. 377).
En palabras de Herrera, Lamm y Kemelmajer gracias a la utilización de estas técnicas se ha ensanchado
considerablemente la generación de nuevos núcleos familiares, tanto tradicionales como no
tradicionales en tanto si bien podremos hablar de la utilización de estas técnicas en los casos de
imposibilidad biológica de acceder a la maternidad para parejas heterosexuales -casadas o no- y dentro
del marco de la llamada fecundación homologa (como es el caso de autos) también y
fundamentalmente habilitan paternidades y maternidades inconcebibles años atrás tales como
maternidad o paternidad en casos de esterilidad, maternidad sin paterni dad, paternidad sin maternidad,
paternidad y/o maternidad de los miembros de una pareja homosexual, etc. (Kemelmajer de Carlucci
Aída, Herrera Marisa, Lamm Eleonora "Ampliando el campo del derecho filial en el derecho argentino.
Texto y contexto d las técnicas de reproducción humana asistida".Revista de Derecho Privado, Año 1,
N° 1, Ediciones Infojus, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, marzo de 2012, p.6).
Dentro de la variedad que incluyen estas técnicas encontramos la inseminación artificial, que puede
realizarse con material genético de la pareja que se somete a los métodos (denominándose en este caso
homologa) que es el supuesto que se plantea en las presentes actuaciones.
Empero, la circunstancia particular que aquí se ha dado es que el material genético fue implantado en
un vientre que no era el de quien aquí reclama la maternidad utilizando la técnica denominada
"gestación por sustitución".
La gestación por sustitución importa comprender la existencia de una disociación entre la maternidad
genética, la maternidad gestacional y la maternidad social, originada por el acceso a técnicas de
reproducción humana asistida, por parte de quienes pretenden acceder a la construcción de un vínculo
parental (Famá, María Victoria, "Maternidad subrogada. Exégesis del derecho vigente y aportes para
una futura regulación" LA LEY 21/06/2011, 1, LA LEY 2011-C , 1204; La Filiación. Régimen
Constitucional, Civil y Procesal, segunda edición ampliada y actualizada, AbeledoPerrot, Buenos
Aires, 2011, p. 60 y ss; Fortuna Sebastián Ignacio "Comentarios a la normativa proyectada sobre
técnicas en reproducción humana asistida en el Anteproyecto de Código Civil y Comercial de la
Nación"; RDF num 57, Abeledo Perrot, 2012; Lamm, Eleonora, "La autonomía de la voluntad en las
nuevas formas de reproducción. La maternidad subrogada." en Derecho de Familia.
Revista Interdisciplinaria de Doctrina y Jurisprudencia, nro. 50, AbeledoPerrot, Julio 2011, pp.107,
entre muchos otros).
En este supuesto, el elemento determinante de la filiación es nada menos que la denominada "voluntad
procreacional", concepto sobre el que volveremos más adelante, adelantándose que esto importa, la
intención de querer engendrar un hijo con material biológico propio empero, acudiendo, a la portación
del embrión en el vientre de un tercero para su gestación y alumbramiento posterior.
Este tercero, por aplicación de las reglas referidas a la identidad filial, en particular principio "Mater
certa est" carece de esa voluntad, por ende aun cuando correspondería, en el caso y por aplicación de
los principios legales ya reseñados, derechamente la atribución de la maternidad a la gestante, que es
quien da a luz, falta indudablemente el componente volitivo, esto es, la intención de adquirir derechos y
obligaciones y, en definitiva, el afecto, esto es, el desear ser la madre del nacido.
En base a lo expuesto, el problema que se presenta frente a la llamada "maternidad subrogada" o
"gestación por sustitución" es, básicamente, la atribución de la maternidad respecto del nacido,
teniendo en cuenta los principios que reglan la materia, ya reseñados.
Paralelamente, no puede dejar de señalarse que dentro de las variantes que comprende el concepto,
puede llegar a involucrar distintos supuestos. Así, siguiendo a la autora citada precedentemente, con
profusa cita doctrinaria señala que para algunos, el término supone exclusivamente el caso en que el
embrión de una pareja es implantado en el útero de otra mujer que lleva a cabo el embarazo y da a luz
el hijo en beneficio de la pareja, conforme el caso de autos y, para otros, comprenderá también aquellos
supuestos en que la mujer gestante es inseminada o fecundada con su propio óvulo y el aporte de semen
de un hombre casado, asumiendo el compromiso de tener el hijo y entregarlo a la pareja conformada
por el dador del semen y su esposa, renunciando a sus derechos maternos filiales con fines de adopción
o, con cita a la Dra.Grosman, la gestación por parte de una mujer de un hijo para terceros con distintas
variantes: a) que los gametos sean aportados por el matrimonio o pareja contratante; b) que ambos
gametos provengan de donantes; c) que la gestación lo sea con el óvulo de la mujer de la pareja
contratante y semen de donante; y d) que la gestante aporte un óvulo y el varón de la pareja contratante,
el semen, o la posibilidad de que se escoja el semen de uno de los varones de la pareja contratante,
tratándose de una unión entre varones del mismo sexo (Famá, María Victoria, "Maternidad subrogada.
Exégesis del derecho vigente y aportes para una futura regulación" LA LEY 21/06/2011, 1, LA LEY
2011-C , 1204; La Filiación. Régimen Constitucional, Civil y Procesal, segunda edición ampliada y
actualizada, AbeledoPerrot, Buenos Aires, 2011, pp. 62/63).
IV. Ello establecido, precisado el concepto que involucra la llamada gestación por sustitución, a la par
que señaladas las bases que sienta el ordenamiento legal en la actualidad, y aun ponderando el reciente
dictado de la ley sobre técnicas de reproducción médicamente asistida, lo cierto es que, en principio y
como se vio, ante la ausencia de una legislación específica que regule las cuestiones inherentes a este
medio de acceder a la maternidad correspondería aplicar la normativa general de fondo.
Así, y de acuerdo con una interpretación literal del texto del art. 242, Código Civil., es madre la mujer
que ha dado a luz al niño, aunque hubiese empleado el óvulo de otra mujer para posibilitar la
fecundación deseada. Frente a ello vemos que eso es lo que hubiere correspondido, en principio hacer
por parte de las autoridades del nosocomio donde ha sido dado a luz la niña de conformidad con el
régimen que emana de la ley 24.540.
En este sentido, no puede dejar de observarse que el certificado de nacimiento acompañado ha sido
redactado en forma incompleta, restando cubrir los campos referidos al nacido.Del mismo empero
surge el nacimiento de una criatura de sexo femenino . 12012, dada a luz por .
Así, no debe soslayarse que según las disposiciones de la ley citada todo niño nacido vivo o muerto, y
su madre, deben ser identificados cuando el nacimiento ocurriere en un establecimiento médico
asistencial, como en el caso.
Ello así, cierto es que en el caso correspondía a todo evento inscribir a la niña debida y legalmente y en
su caso, los peticionarios acudir a las herramientas que brinda el ordenamiento actual a efectos de
lograr el emplazamiento que ahora se pretende.
Ahora bien, pese a lo expuesto, no habrá de rechazarse la petición por la existencia de esta cuestión
formal, no menor por cierto, ya que entiendo que no reporta beneficio a ninguno de los interesados.
Por ello y a los efectos de dictar un pronunciamiento que sea útil y efectivo pese a lo observado,
debemos retomar en este punto lo referido a la voluntad procreacional del matrimonio. así como
también, a no dudar, lo que surge de la correspondencia genética de la nacida con el matrimonio que,
en definitiva es coherente con uno de los pilares básicos sobre los que asienta el derecho filial
argentino, esto es, la correspondencia de la identidad biológica tal como indica la Sra. Fiscal en su
dictamen favorable.En último término corresponderá pues hacer notar que en la técnica utilizada se han
respetado las bases que se sientan en el proyecto de reforma al Código Civil que de algún modo y aun
cuando no se conoce si el proyecto pueda o no convertirse en ley, sin duda opera como una pauta a
favor de la petición formulada.
En este sentido, se ha señalado que el elemento más relevante en la determinación de la filiación de
aquellos niños nacidos mediante Técnicas de Reproducción Humana Asistida, es la voluntad de quienes
participaron en el proceso de que aquel naciera.
Siguiendo nuevamente a la autora citada, quien ha estudiado profundamente las bases del derecho filial
argentino, ha de señalarse que este concepto fue esbozado en sus inicios por Díaz de Guijarro, quien
sostenía que la procreación se encuentra integrada por tres aspectos diferenciados: a) la voluntad de la
unión sexual; b) la voluntad procreacional; y c) la responsabilidad procreacional. Respecto de la
segunda, entendida esta como el deseo o intención de crear una nueva vida, derecho que también
merece la protección del ordenamiento jurídico al tutelarse a la persona en su decisión libre de tener un
hijo. Como consecuencia de aquella, la responsabilidad procreacional deriva del hecho de la
procreación y de las consecuencias que ésta produce, de modo que si la unión sexual — con voluntad
procreacional o sin ella— genera la fecundación, nace la responsabilidad directa de los progenitores
respecto de la persona por nacer (Díaz de Guijarro, Enrique, "La voluntad y la responsabilidad
procreacionales como fundamento de la determinación jurídica de la filiación", JA 1965-111-21, cit por
Fama María Victoria, La filiación., cit, p.74).
La llamada voluntad procreacional entonces no es más ni menos que el querer engendrar un hijo, darle
afecto y asumir la responsabilidad de su educación y crianza, por ello contiene sin dudas el elemento
volitivo que tiene en miras adquirir derechos y obligaciones emergentes de la relación paterno filial
que, justamente, en el campo de la reproducción humana asistida - se ha afirmado - es la típica fuente
de creación del vínculo (Gil Domínguez, Herrera, Fama "Derecho Constitucional de Familia", T.II,
Ediar, 2006, p.833 y stes, Krasnow Adriana "La verdad biológica y la voluntad procreacional", LL,
2003 F 1150, Kemelmajer de Carlucci Aida, Herrera Marisa, Lamm Eleonora, "Filiación y
homoparentalidad. Luces y sombras de un debate incómodo y actual" LL 20/09/2010, entre otros).
Estas nuevas formas de concebir la familia requieren sean reconocidos sus derechos filiatorios. Así se
expuso con claridad "la existencia de uniones afectivas donde la reproducci ón natural no resulta
posible, obligan admitir la construcción de un parentesco que no se funde en bases biológicas, sino en
la construcción de vínculos basados en la "socioafectividad; y cuya construcción dependen de la
existencia de una voluntad procreacional, a la que sin duda debe dar una respuesta el ordenamiento
jurídico" (Fortuna Sebastian Ignacio, "Comentarios a la normativa proyecta." op cit).
Por su parte, recientes y resonados fallos, aunque con distintos matices, han puesto de relieve esta
cuestión dando cuenta, por lo demás, que, aun sin contar con una ley que admita el instituto, se han
registrado casos o, en su defecto, se ha requerido la inscripción en este país, de nacimientos acontecidos
en el exterior en los que se hubiera utilizado esta técnica.Ello da la pauta que se trata de una realidad
que aun cuando no está legislada merece una respuesta, en este caso, de la jurisprudencia en ausencia
de ley que la legisle y contemplando, sin dudas, la inexistencia de ley que la prohíba.
Así, el 14 de abril de 2010, la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Laboral de
Gualeguaychu, Entre Ríos, en autos "B.M.A c/ F.C.C.R" resolvió, en el marco de una acción de
impugnación de la maternidad y sin expedirse sobre el fondo (en el supuesto, planteada por la madre
aportante del material genético contra la gestante, que había dado a luz al niño) que se de curso a la
acción aun cuando no se dieren en estrictez los presupuestos del art. 262 del C.C. en tanto, en el
supuesto se daba el caso que aprehende el art. 261 en el sentido que no se trataba la gestante del hijo
que pasaba por suyo (La Ley on Une, AR/JUR/75333/2010).
Más recientemente, el 22 de marzo de 2012 , en el marco de dos supuestos de gestación por sustitución
llevados a cabo en el extranjero por matrimonios del mismo sexo (Trib. Cont. Adm. y Trib., CABA,
22/03/2012, D. C .G y G. A. M. c/GCBA, s/Amparo; ídem autos "G. B. F. D y M. D. C.d GCBA s/
Amparo) que sobre la base de la llamada voluntad procreacional, asi como también, teniendo
fundamentalmente en cuenta el derecho a la no discriminación por razón de orientación sexual y el
interés superior del niño respecto del derecho a la identidad y a la protección de las relaciones
familiares se resolvió ordenar la inscripción del nacimiento de los niños, estableciendo en dicho
momento la co-paternidad de ambos padres conforme lo establece la Resolución 38/12.
Estas cuestiones han sido recogidas por el proyecto de reforma al Código Civil que, si bien no ha sido
sancionado, brinda sin dudas bases y parámetros a tomar en cuenta para adoptar una decisión.
En efecto, el art. 562 del proyecto regula la figura de la gestación por sustitución y señala en lo
pertinente que "La filiación queda establecida entre el niño nacido y el o los comitentes mediante la
prueba del nacimiento, la identidad del o los comitentes y el consentimiento debidamente homologado
por autoridad judicial". A su turno, más adelante, señala entre otros recaudos que al menos uno de los
comitentes debe aportar sus gametos; que el o los comitentes poseen imposibilidad de concebir o de
llevar un embarazo a término; que la gestante no ha aportado sus gametos, que la gestante no ha
recibido retribución asi como tampoco se ha sometido a un proceso de gestación por sustitución más de
DOS (2) veces; y, finalmente, que esta ha dado a luz, al menos, UN (1) hijo propio.
La norma, es verdad, requiere de autorización judicial previa y, en ausencia de la misma prevé que la
filiación se rija por la reglas de la filiación por naturaleza. Empero, en ausencia de disposición legal
-como se vio- debe ponderarse que conforme surge de la presentación inicial así como también de la
audiencia que se llevara a cabo por la gestante ante la suscripta conforme el acta de que da cuenta fs.58,
se dan en el caso muchos de los supuestos que aprehende la norma proyectada.
En tales condiciones es que resulta procedente acceder a la demanda entablada en tanto, si se valora
fundamentalmente la fuente que deriva de la voluntad del matrimonio de convertirse en padres de la
niña, la correspondencia biológica de la nacida respecto de los presentantes conforme surge del informe
de ADN agregado a fs. 18/23, en base sin duda al principio que también recoge nuestra legislación
actual en cuanto a la correspondencia de la realidad biológica, y demás consideraciones formuladas en
el presente decisorio, sin que obste a ello, la circunstancia que la gestante estuviere casada y separada
de hecho en tanto y en cuanto, ello debe relativizarse frente a lo señalado en el decisorio, a lo dispuesto
por el art. 243 segunda parte del Código Civil y, en particular, en el presente considerando.
Por su lado, adhiriendo a lo peticionado por la Sra. Fiscal en su meduloso dictamen entiendo que
corresponde imponer a los peticionantes hacer conocer oportunamente a su hija su realidad gestacional.
Para finalizar, entiendo que ello es lo que más responde al interés superior de la nacida en tanto, este
principio ha sido reconocido por la Convención sobre los Derechos del Niño (que a partir de la reforma
a nuestra Carta Magna de 1994 goza de jerarquía constitucional, conf. art. 75 inc. 22°, CN, y la ley
26.061 de "Protección Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes".-
En efecto, la citada Convención obliga a los Estados parte a que en todas las medidas concernientes a
los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las
autoridades administrativas o los órganos legislativos, una condición primordial a tomar en cuenta será
el interés superior del niño (conf. art. 3, Convención citada).-
Por su parte, el art.3 de la ley 26.061 lo define como la máxima satisfacción integral y simultánea de
sus derechos, debiéndose respetar su condición de sujeto de derecho (inc. a), su derecho a ser oído y a
que su opinión sea tenida en cuenta (inc. b), el respeto al pleno desarrollo personal de sus derechos en
su medio familiar, social y cultural (inc. c), y su centro de vida o lugar donde hubiera transcurrido la
mayor parte de su existencia (inc. f).-
La Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de la Opinión Consultiva 17/2002, indicó que
el interés superior del niño debe ser entendido "como la premisa bajo la cual debe interpretar, integrar y
aplicar la normativa de la niñez y la adolescencia (.) se funda en la dignidad misma del ser humano, en
las características propias de los niños, y en la necesidad de propiciar el desarrollo de éstos, con pleno
aprovechamiento de sus potencialidades, así como en la naturaleza y alcances de la Convención sobre
los Derechos del Niño( .) y es el punto de referencia para asegurar la efectiva realización de todos los
derechos contemplados en este instrumento, cuya observación permitirá al sujeto el más amplio
desenvolvimiento de sus potencialidades".-
Cecilia Grosman señaló que representa su reconocimiento como persona, la aceptación de sus
necesidades y la defensa de los derechos de quien no puede ejercerlos por sí mismo de allí que resultará
de su interés toda acción o medida que tienda a respetar de manera más efectiva la mayor cantidad de
derechos involucrados. Esta directriz cumple una función correctora e integradora de las normas
legales, constituyéndose en pauta de decisión ante un conflicto de intereses y en criterio para la
intervención institucional destinada a proteger al niño (conf.Grosman, Cecilia P., "Significado de la
Convención sobre los Derechos del Niño", LL, 1993-B-1095).-
Así se ha sostenido que si bien el concepto jurídico del interés superior del niño es indeterminado, no es
menos cierto que "el niño no estaría en este mundo de no haberse recurrido a la gestación por
sustitución por parte de una o dos personas que desearon fervientemente su existencia; tanto lo
quisieron, que no pudiendo hacerlo por otro método recurrieron a uno que implica dificultades de todo
tipo (legales, económicas, fácticas, etc.) (Conf. Kemelmajer de Carducci, Herrera Marisa, Lamm
Eleonora "Regulación de la gestación por sustitución" LL 10/09/2012, p. 1).
Por ello, de conformidad con lo dictaminado por la Representante del Ministerio fiscal a fs. 60/61,
postura a la que adhiere el Sr. Defensor de Menores a fs.65vta y conformidad de la Dirección del
registro Civil a fs. 54, consideraciones legales, jurisprudenciales y doctrinarias expuestas y en
particular arts. 27 inc. b), 31 inc. c), 37 y 78 de la ley 26413; RESUELVO: Acceder a la demanda.
Proceder a la Inscripción del nacimiento de la niña....... nacida el . de 2012 en . esta Ciudad de Buenos
Aires, como hija de . A tales efectos, líbrese oficio al Registro del estado civil cumpliendo los recaudos
señalados a fs. 54. Notifíquese a los Ministerios Públicos en sus despachos.
Oportunamente, archívese.

link a página de maternidad subrogada

IAFL logo reunite logo aaarta logo abalogo

 

 

El contenido de este sitio es de carácter meramente informativo y no será considerado como asesoramiento legal. El acceso al contenido de este sitio no constituye una relación cliente-abogado. Copyright © 2016. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial de la información contenida en este dominio. Diseñado por Webmaster Lexaustralis 2015. Este sitio web lleva más de 16 años en Internet, fue creado en enero del 2000. Contamos con 30 años de experiencia en el ejercicio de la profesión y en derecho internacional.

Valid XHTML 1.0 Transitional