uhr für homepage relojes web
idioma españolitaliano idiomaingles idiomaidioma frances
Fabiana Quaini

Fabiana Marcela Quaini

AbogadaQr code lexaustralis

Derecho Internacional

 

CABA - Buenos Aires  -  Mendoza

 

 

Búsquenos e informese en las redes sociales:

Blogger fabiana Quainigoogle +logo youtobe quainilinkedintwiter quaini 

 

 

 


 

Home Ι Abogados Ι Areas Ι LGBT Ι Publicaciones Ι Videos Ι Prensa Ι Contacto Ι Blog Ι Mapa del sitio Ι Versión Movil


Lo invitamos a visitar nuestro nuevo web site www.quaini.com, más dinámico y en el que encontrará información actualizada. Estamos migrando poco a poco toda la información.  Igualmente este sitio siempre seguirá en internet, ya que tiene 16 años y fue uno de los primeros en ser construidos cuando apenas comenzaban los primeros sitios de internet.

 

 

"Adoptamos una haitiana porque tenemos ganas de tener otra hija"

En 2010 un matrimonio mendocino se convertirá en el primero en acceder a la adopción internacional. Las expectativas, las dudas, la ansiedad de esta pareja que desde siempre se soñó familia numerosa.

http://www.losandes.com.ar/notas/2009/8/29/sociedad-443072.asp

http://www.losandes.com.ar/notas/2009/8/29/sociedad-443073.asp

"Adoptamos una haitiana porque tenemos ganas de tener otra hija"

Nueva mirada. La abogada Fabiana Quaini empezó hace varios años a visitar orfanatos en Haití.

 

sábado, 29 de agosto de 2009

Serena busca entusiasmada en su cartera y expone sobre la mesa las fotos de sus cinco hijos. La más pequeña se llama María. Tiene catorce meses. Gatea, todavía no camina y ya le salieron cuatro dientes, comenta orgullosa.Ahora está más flaquita, parece que no está comiendo bien, dice y los ojos se le llenan de lágrimas.
 
Sufre los miedos de toda madre, pero multiplicados hasta la angustia, porque la pequeña está en un orfanato de Haití y ella no puede hacer nada para dibujarle una sonrisa. No conoce personalmente a su hija, pero a cada hora sueña con ese encuentro, desde que en diciembre se confirmó la adopción.

Ésta es la primera familia mendocina que adopta un niño en el extranjero. Empujadas por listas de espera interminables y por el sabor amargo que le dejaron intentos frustrados o experiencias ?aterradoras' en el ámbito ilegal; son cada vez más las personas que en Argentina ven la adopción internacional como la oportunidad de constituirse en papá o mamá de un niño (ver aparte).

Serena (39) y Martín (40) (los nombres son ficticios) resolvieron que ya no querían volver a pasar por la ansiedad de inscribirse en una lista y esperar por años, como lo hicieron con sus otros cuatro hijos (de 13, 10, 9 y 8 años). Un día los reunieron a todos en su vivienda de ciudad y les contaron su decisión de iniciar los trámites en Haití.

Como lo hacen habitualmente, dialogaron sin tapujos con los chicos sobre las dudas o temores que suscitaba la ampliación del clan.

Hablaron de los celos, de la reubicación en los dormitorios, del tiempo que implica el juicio, de que las primeras palabras de su hermana serán en francés, de sus raíces y hasta de los comentarios que puede generar el tono café con leche de su tez. Para los chicos, todo eso resultó secundario. Priorizaron la alegría y el cariño que le darán a su hermana.

Una familia numerosa

De novios, Martín y Serena ya ansiaban con una mesa familiar repleta. Por eso, enseguida que supieron que no podrían concebir, se anotaron en los distintos juzgados regionales de la Provincia. Por entonces, no existía el RUA (Registro único de adopción). A los cuatro años, llegó la primera hija y después la ?seguidilla de varones'.

Serena ya no recuerda cuántas veces pasó por estudios psicológicos, ambientales y de todo tipo para ratificar su idoneidad como mamá. Ahora -por tratarse de una adopción internacional- las exigencias fueron mayores e incluso involucraron a sus hermanos, quienes asistieron entusiasmados al Juzgado.

La gestión empezó en junio de 2008 y recién en diciembre ingresó su carpeta al Instituto de Bienestar Social de Haití. ¿En el medio? Legalizaciones, traducciones, sellados, juzgados, cancillerías, abogados y mucho más.

Todo empezó en Internet. La mujer no sabía manejarla, hasta que puse la palabra adopción y se me abrió un mundo . Así supo de los requisitos que pide cada país, conoció de leyes, se comunicó con los 20 orfanatos haitianos habilitados (de los cuales eligió al más serio), entró a foros de padres franceses y participa de una red de latinos que están en la misma vivencia.

El gobierno de Haití en diciembre le asignó a María. Pero ahora está transcurriendo el juicio, que suele demorar entre 12 y 18 meses. Quizá la podamos ir a buscar en marzo del año que viene, pero yo les dije a mis hijos que será para las vacaciones de invierno. La espera se hace difícil.

Algunos niños llegan al asilo muy débiles o desnutridos. Te aclaran que se puede morir o enfermar durante el proceso legal. Todos nuestros familiares y amigos están rezando para que ella se encuentre bien, comenta.

Lo que disminuye la ansiedad familiar son las fotografías y mensajes que cada dos meses les envían desde el orfanato. Le pedimos a los franceses que van a buscar a sus hijos que la fotografíen. Meses atrás, viajó nuestra abogada y le armamos un álbum con fotos nuestras.

También le mandamos tres vestiditos y juguetes, contó.

La sonrisa de Serena sólo desaparece cuando hace referencia a ciertos prejuicios. No adoptamos una haitiana ?porque se ve lindo' -ironiza-; allá los chicos se mueren y aunque sabemos que perderá sus raíces, su idioma, sus comidas tradicionales... todo lo supera el amor de una familia. Y esto no es solidaridad ni mucho menos, es ganas de tener otra hija. Respecto a sus orígenes, lo único que saben los mendocinos es que su mamá biológica falleció.
Una de las características de esta alternativa legal de adopción es que es bastante onerosa. Hace dos años que no salimos de vacaciones y no nos compramos ropa ni nada nuevo, para juntar la plata. Tenemos que reunir ocho mil dólares, que van para el abogado que lleva el proceso en Haití, la manutención de nuestra hija y algún donativo para el orfanato, explica Serena.

Aunque está en plena adolescencia, la hermana mayor le quiere ceder un lugar en su habitación. Los otros tres no ven la hora de presentarla en el cole. Todos son preparativos. Le dejaremos su nombre actual, quizá le agreguemos otro. Cuando llegue tendrá unos dos años, contó la mamá ilusionada.

Vía internacional: una alternativa que crece en el país

sábado, 29 de agosto de 2009

En los últimos años, se acentuó en el país el interés de parejas o personas solas que buscan adoptar a un hijo mediante la vía internacional. Pese a tener que enfrentar un costo económico no muy accesible y tardar meses y meses en completar el grueso ?papeleo' que exige la gestión, estas familias priorizan la ventaja de que no tendrán que esperar más de tres años para tener a su hijo entre sus brazos.

Es un tema que genera polémica. Si bien Argentina no ha firmado la Convención sobre Adopción Internacional (La Haya en 1993), entre otras cosas para evitar el tráfico de bebés; no hay ninguna ley nacional que la prohíba Algunos profesionales la consideran una alternativa válida y legal frente a la complicada situación de la adopción que sufre el país.

Fabiana Quaini es experta en Derecho Internacional Privado y conocida por sus logros en restitución de menores. Comenzó a abordar la temática por pedido de una amiga, quien no conseguía adoptar en el país, y no pudo abandonarla. Esto cambió mi vida realmente. Son procesos en los que todos ganan, asegura.

La mujer ha viajado a Haití, Colombia (en semanas se embarcará a Uganda, Ruanda, Sudáfrica y Burundí) para conocer de cerca la realidad, tratar con los orfanatos y con los gobiernos locales para saber cuáles son las entidades más serias. ;Si no encuentran un hogar, en la calle los niños se mueren. En el mejor de los casos, quedan como esclavos o en la prostitución, señala.

La primera adopción que consiguió Quaini fue en Buenos Aires, pero lleva casos en más de diez provincias. Entre las causas que explican este incremento en la demanda, la abogada menciona los más de siete años de espera y el que los padres no están con el corazón en la boca pensando que aparecerá la progenitora para llevárselos. También sostiene que muchas parejas han pasado por experiencias trágicas buscando en el ámbito ilegal.

La incursión en esta rama del Derecho Internacional le ha valido para reconocer que existen situaciones ilegales. De ahí, que recalca en que se deben seguir todos los pasos legales. El proceso se inicia con una demanda judicial en la jurisdicción competente en Argentina, requiriendo -entre otras cosas- el Certificado de Idoneidad Oficial, que sólo puede ser remitido por un juez o tribunal. En el caso de Serena actuó el Juzgado y el equipo profesional del RUA.

Luego los requisitos varían según el país. Respecto a la convivencia, por ejemplo, en Haití se pide que una pareja lleve por lo menos 5 años de casados y 5 años de convivencia. En Colombia, sólo exigen uno y en Uganda ninguno.

Los donativos que pauta cada orfanato son -en gran parte- la causa de las situaciones irregulares. Por recibir los montos -que van de los 7 a los 14 mil dólares- algunos institutos de niños dejan pasar por alto' la ausencia de alguna documentación.

La demora de la gestión también depende de la nación -de 6 meses a 3 años- así como la documentación con la que el niño sale de su país. En ciertos lugares -como Colombia- el niño egresa ya con el apellido de su nueva familia. En otras, debe tramitarse el paso de adopción simple a plena en un tribunal local. Entonces en su pasaporte aparecerán el apellido de origen y el nuevo.
 

Gisela Manoni - gmanoni@losandes.com.ar

 


IAFL logo reunite logo aaarta logo abalogo

 

 


El contenido de este sitio es de carácter meramente informativo y no será considerado como asesoramiento legal. El acceso al contenido de este sitio no constituye una relación cliente-abogado. Copyright © 2016. Derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial de la información contenida en este dominio. Diseñado por Webmaster Lexaustralis 2016. Este sitio web lleva más de 16 años en Internet, fue creado en enero del 2000. Contamos con 32 años de experiencia en el ejercicio de la profesión y en derecho internacional.